First day, first moment

Hoy inicia clases, estoy con muchas ansias de ver lo que me enseñaran, los cursos tienen nombres impactantes. Me dijeron que hay una profesora que mas de enseñar logra enloquecernos, que en si los psicólogos son los mas locos; solo logra darme mas curiosidad por aventurarme a esta locura psicológica.
Hoy inicio con psicología del desarrollo, ya en aula me sentare al final para observar con quienes trabajare todo el semestre. Todos son muy extraños, hay de todo aquí; chicos con la mirada de asustados como si fueran obligados a salir de casa, chicos vestidos de negro, chicas super arregladas como si fuera una reunión, chicos dormidos en sus carpetas y yo una entusiasta con aspecto de hippie optimista.
Ya sentada, la profesora se pone de pie y de puro protocolo inicia la presentación de curriculum vitae completito, y al ver nuestros rostros de interés decide hacer un ejercicio para quitar sueño a los que se suponen vienen a escucharla.

Terminando de pedir que nos pusiéramos de pie, una chica de al lado con voz casi inaudible me pregunta que vamos hacer, la miro extrañada y le digo: escucha, vamos hacer una dinámica.

Con la mirada desconcertada me pregunta mi nombre; quien diría que desde esas palabras tan escasas seria la base de una gran amistad a lo largo de la carrera de la vida.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

En la espera del alba

Como explicar
lo que mi pecho guarda dentro,
no se trata de hallar preguntas
sino respuestas que calmen esto,
sus pasos no los guío,
mis ojos no encuentran un sitio,
busco donde el horizonte marque la aurora
donde su luz llene mi alma
al llegar la desolación.
El invierno ha llegado ya
y la lluvia dibuja su rostro
no miro al cielo por consuelo
porque sé que aquí siempre está.
¿Quién puede tener las palabras correctas?
¿Quién sabe cómo atar a un corazón?
Sus fotografías siempre serán un ancla
a la melancolía.

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Monólogo de un diálogo

Ana: Por qué no se da cuenta de lo que siento

Patricia: le has dicho lo que sientes?

Ana: No, pero le mando mensajes todos los días para saber como está o le digo “cuidate mucho, besos”

Patricia: Pero él que te dice?

Ana: nada, sólo me dice “gracias, estamos conversando”, pero debe darse cuenta que sólo a él le doy esa atención.

Patricia: uhmm, si no me lo dices no lo sabría

Ana: ¿mm?

Qué distinto es cuando lo leemos verdad? Quizás muchos estuvimos en el papel de Ana, una joven que no se explica por que alguien no logra saber que es lo que siente.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Me hallo

Monterrey me acoge cual hija de aztecas. Mi llegada y estancia es parte de mi ruta escrita en un diario, supe que el mundo trae consigo costumbres y culturas que vierten de la tierra cultivada por sus hijos. Mis días no fueron fáciles al llegar a casa, no olía ni se sentía igual cuando buscaba calor, pero al amanecer eran ellos quienes me cubrían de cariño y hospitalidad.

Quedan 4 meses para seguir llenando maletas de recuerdos y abrazos, risas y lágrimas sinceras.

Monterrey aprendí a cantarte en las mañanas, a extrañar tu frío y calor extremosos y a querer a tu gente. Monterrey luego de 8 meses sigues sorprendiéndome y cautivando este corazón nostálgico de su cuna, que llenas de hogar y amor.

1415138538808

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Encuentro

WP_20150127_004

“Tiempo de irse para hallarse y volver”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

AHORA

Hoy sigue en pie mi corazón,

mis ojos siguen buscándote

en cada rostro que tenga aquella sonrisa

esa grande que sintetiza mi día,

esos ojos grandes intimidantes

que desnudan mis ideas,

esas mejillas que llaman una tarde en el mar.

Desde aquel día tus preguntas sutiles

avivaron de un salto al corazón

pero un paso atrás tuyo, me detuvo.

Hoy sigo en el mar y continua la búsqueda ausente.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El aire es testigo

es testigo de mi sonrisa

al sentir la brisa

con aquella fragancia de tu piel

testigo de las miradas

que cruzo al azar

en busca de hallar la tuya.

Puedo gastar espacios

para desenmascarar a mi celestino,

pero solo él te llevará mi idilio.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario